Archive for the ‘consejos’ Category

Descubre las ventajas e inconvenientes de los pedales automáticos

viernes, abril 27th, 2012

Cada vez son más los aficionados al ciclismo que optan por sustituir los pedales tradicionales por los pedales automáticos, prácticamente los únicos utilizados en el mundo profesional. Las ventajas de los pedales automáticos son innumerables, pero también hay que tener en cuenta que si no se es un ciclista demasiado experimentado pueden suponer una incomodidad, incluso un problema.

Los pedales automáticos se enganchan a la zapatilla permitiendo una mayor eficacia del pedaleo, ya que la fuerza imprimida por la pierna del ciclista llega directamente a los pedales, sin ningún elemento intermedio que la altere. Por lo tanto, los deportistas profesionales o aquellos aficionados que se encuentren en un nivel bastante avanzado no deberían plantearse otra opción. Al ir el ciclista continuamente unido a su bicicleta por los pedales automáticos, la aerodinámica es mejor, lo que reduce esfuerzos y aumenta velocidad.

Sin embargo, no todo son ventajas en los pedales automáticos. El principal problema viene dado por aquellos ciclistas que no sean demasiado profesionales, ya que tardarán más en desenganchar la zapatilla del pedal en caso de necesidad y reaccionarán de una manera más lenta a cualquier imprevisto. No es extraño ver que más de un ciclista se ha ido al suelo por no desengancharse a tiempo de los pedales automáticos. Otro de sus inconvenientes es que los pedales automáticos obligan al conductor a pasar largo tiempo en la misma postura, lo que puede provocar dolor de rodilla o sobrecarga de cualquier otra parte del cuerpo.

En resumen, los pedales automáticos son los más recomendados para ciclistas profesionales o para aficionados que utilizan la bicicleta con el objetivo de hacer un ejercicio físico intenso. Para aquellos otros que utilizan la bicicleta como medio de transporte urbano o que prefieren utilizarla para disfrutar de un paseo o de un ejercicio físico más moderado, lo mejor es que busquen otras opciones.

Cómo pintar el cuadro de tu bicicleta

viernes, abril 13th, 2012

Si tu bicicleta es tu compañera inseparable no cabe duda de que estarás dispuesto a proporcionarle todos los cuidados necesarios para que permanezca en todo momento como nueva. Y del mismo modo que la cuidas, debes plantearte la mejor manera de personalizarla para que la sientas no como un simple objeto, sino como una parte fundamental de tu tiempo de ocio.

La mejor manera de personalizar una bicicleta (como también lo es de personalizar cualquier tipo de objeto) es a través de la pintura. El color dependerá de tus gustos: un solo color, varios tonos, color discreto o llamativo, posibles letras o dibujos… eso corre de tu cuenta, tú eres quien debe elegir los colores que más se adapten a tu personalidad. Pero para cuando llegue la hora del trabajo, te proporcionamos unos sencillos consejos que te harán más fácil tu tarea.

En primer lugar tienes que desarmar la bicicleta para quedarte sólo con el cuadro. El segundo paso, muy importante, es que lijes el cuadro hasta eliminar en la medida de lo posible toda la pintura anterior y lo laves posteriormente, ya que sobre el material raspado tu trabajo te será más efectivo que sobre la pintura anterior.

A partir de aquí tu trabajo dependerá del tipo de pintura que vayas a utilizar. Lo más recomendable son los aerosoles o los compresores. En ambos casos deberás aplicar primero una capa de un color neutro, para cubrirla después con el color que hayas elegido. Dependiendo de la intensidad del color que desees, debes plantearte si basta con una sola capa o será necesaria alguna más. Por último con una capa transparente de laca que le proporcione brillo. Cuando hayas terminado con el cuadro, realiza la misma operación con las horquillas. Por supuesto, entre capa y capa es fundamental respetar bien los tiempos de secado de la pintura.