Bicicletas usadas

Los amantes de las bicicletas tenemos la opción de escoger entre bicicletas nuevas o bicicletas usadas, que salen más económicas. Pero si escogemos la opción de las bicicletas usadas, debemos mantener unos cuidados específicos con determinada regularidad para que la bicicleta esté en las condiciones idóneas siempre que deseemos utilizarla.

Lógicamente, las bicicletas usadas poseen unas piezas que ya están desgastadas debido a su anterior uso, lo que las hace más frágiles que las de una bicicleta completamente nueva, pero como acabamos de decir, simplemente es cuestión de poner una mayor atención en sus cuidados, tanto a la hora de montarla, como de desmontarla o de colocarle cualquier accesorio nuevo. Las bicicletas usadas únicamente necesitan un poco más de mimo que una nueva, y si seguimos estas instrucciones a rajatabla, las bicicletas usadas pueden durarnos tanto como una recién salida de la tienda.

Aclarado este primer e importantísimo punto, lo siguiente que conviene destacar de las bicicletas usadas es que para que tenga una vida útil más o menos larga lo suyo es no cargarla con sobrepeso, ya sean cosas o personas, porque tanto el esqueleto en general, como las ruedas en particular, sufren mucho con el sobrepeso, y si esto se da cuando estamos utilizándolas, podríamos tener algún accidente que nos costará una lesión.

La lubricación, como es obvio, es otra de las facetas básicas en el cuidado de las bicicletas usadas. Lo suyo es lubricarlas con bastante asiduidad, limpiándolas con suma atención y poniéndoles el aceite que requieran, porque si queremos que nos duren, las bicicletas usadas necesitan estar siempre bien engrasadas, más que las nuevas, por el mencionado desgaste anterior de las piezas que las componen.

Con el paso del tiempo, diversas partes, como por ejemplo los ejes (tanto delanteros como traseros), la cadena, la horquilla, etc. de las bicicletas usadas se van quedando sin esa capa de grasa tan vital para su correcto funcionamiento y mantenimiento, lo que hace que se vayan deteriorando poco a poco.